5 puntos a revisar en tu moto sin (casi) necesidad de herramientas

 

Los que habitualmente montamos en moto tenemos una debilidad. Nos gusta mirar nuestra moto a menudo. Es un ingrediente más como parte del disfrute, una buena forma de empezar a sentir buenas sensaciones a la hora de conducir nuestra moto o scooter. Mirar detenidamente nuestra moto es beneficioso para mantenerla en buenas condiciones de marcha, a diferencia del coche en que su mecánica se encuentra “encerrada” debajo de un capó, en una moto sin carenado, la mecánica forma parte de un buen diseño. En un scooter el motor está algo más escondido, pero los principales puntos de revisión periódica están a la vista, y nosotros mismos podemos realizar un mantenimiento periódico siguiendo unos consejos básicos:

LUCES

En nuestros consejos de seguridad sobre conducción en ciudad recalcábamos la importancia de “ver y ser vistos”, de evitar mientras conducimos el “punto ciego” de visión trasera de los automóviles. En el momento de arrancar nuestra moto, antes de subirnos mientras nos colocamos guantes y casco,  podemos comprobar el buen funcionamiento de todas las luces. Con los actuales sistemas de LED, la duración de estos diodos suele ser prácticamente ilimitada, y su rendimiento en función de la energía que necesita, un 50% superior al de una lámpara convencional. Lo mismo sucede con una lámpara de gas halógeno como las avanzadas HS 1 del SYM Joymax o SYM Maxsym. Su duración es diez veces superior a la de las bombillas incandescentes convencionales, unas 10.000 horas de vida útil, lo que te garantiza que su sustitución sea muy esporádica.

NEUMÁTICOS

Es frecuente que los fabricantes insistan en vigilar el grado de desgaste del dibujo, pero como somos buenos observadores, nos fijaremos en más cosas. En algún próximo consejo nos referiremos a como “leer” un neumático, pero hoy sólo nos detendremos en la degradación y estado del compuesto de la goma. Cambia los neumáticos antes de que la profundidad del dibujo llegue al límite legal de 1,6 mm. Para facilitarte las cosas, éstos llevan indicadores de desgaste, situados en el fondo de los canales principales de la banda de rodadura. Mira también si las ruedas presentan grietas, o bien si los neumáticos acumulan ya muchos años de rodadura, más degradación o deformidades. Mantén las presiones indicadas por el fabricante, en torno a los 2´2 kg. de presión por centímetros cuadrado.

NIVELES

En nuestra inspección previa a empezar a rodar, hemos de mirar el nivel de líquido de frenos, de aceite y agua del radiador, que se comprueba en el vaso de expansión. Para localizarlo consulta el manual de uso de tu moto o scooter. El depósito de líquido de frenos está sobre las propias palancas o, en el caso del freno trasero, en un lugar cercano a la bomba de freno. El aceite del motor se comprueba con su varilla roscada al bloque motor. Comprueba que el aceite llega hasta la marca max., sin necesidad de que enrosques la varilla en la carcasa del motor.

TORNILLERIA

Hoy día la mayoría de las motos y scooters emplean tornillería de calidad y buenos elementos de fijación (tuercas, arandelas) para asegurar la unión de dos piezas. En otros casos, los scooters que incorporan más piezas de plástico emplean, además de tornillos, “uñetas” y tetones para acoplar piezas entre sí. Siguiendo con nuestra revisión, una vez hemos arrancado el motor, una pieza de plástico que vibra puede ser síntoma de algún desajuste de sus fijaciones. Comprueba visualmente el apriete de tornillos más visibles en tu moto o scooter, y si ves que alguno empieza a soltarse, busca algún momento para apretarlo con un sencillo juego de llaves fijas o destornilladores.

KIT DE ARRASTRE

Nos referimos a la transmisión secundaria, que en el caso de un scooter sólo debes respetar los periodos de revisiones que indica el manual de usuario. En el caso de una moto, la cadena ha de ser revisada frecuentemente para tensarla y engrasarla. Para ajustarla correctamente, súbete en la moto para que adopte su posición correcta, y cogiéndola con los dedos comprueba que tiene una holgura de 2-3 cm. Si está excesivamente tensada, comprobarás que el cambio de marchas no actúa correctamente, y si la holgura es excesiva, generará más ruido y latigazos, que producirán tirones al acelerar y frenar.