Aprender a manejar las distancias

En Conducción Segura SYM llevamos acumulados muchos kilómetros de rodaje, tenemos mucha experiencia de conducción en distintos entornos, recorridos cortos, viajes de cientos de kilómetros, conducción en circuito cerrado…. Siendo la moto uno de los vehículos más vulnerables, tanto por su conducción expuestos al exterior, por su agilidad, su inferior visibilidad por el tamaño reducido del vehículo, la técnica, el aprendizaje de su conducción y quizás más que nada la actitud “activa” que hemos de manifestar en todo momento, son puntos a tener muy en cuenta. Pero si tuviéramos que destacar cual es la consideración más importante a la hora de conducir una moto o scooter, elegimos el hecho de saber guardar las distancias.

Guardar una distancia de seguridad con el resto de vehículos de la vía no es ni más ni menos que saber la posición que ocupamos al movernos con nuestro scooter, cuando simultáneamente otros vehículos o peatones están igualmente usando una vía pública. Desde un punto de vista psicológico, es una actividad comunicativa entre el movimiento de mi moto y los movimientos de otros conductores o viandantes: gestionamos información para movernos, que una vez procesada nos permitirá acelerar, frenar, girar o seguir una fila de coches. Con lo que detectamos reaccionamos manejando nuestro vehículo de forma adecuada.

CONDUCCION ENTRE COCHES

A la hora de movernos entre coches, en el artículo 85 del Reglamento General de Circulación se especifica cómo deben ser las maniobras en el caso  de los adelantamientos, estableciendo que “cuando el adelantamiento se efectúe a cualquier otro vehículo, o tenga lugar en poblado, el conductor del vehículo que ha de adelantar dejará un margen lateral de seguridad proporcional a la velocidad y a la anchura y características de la calzada”. La interpretación de la ley es que a muy baja velocidad, podamos rebasar coches dejando siempre un margen de seguridad.

Cuando circulamos con mucha densidad de tráfico, los dos factores más importantes a tener en cuenta son la velocidad de los demás vehículos con respecto a la velocidad a la que circulamos nosotros, y en segundo lugar la visibilidad de nuestras maniobras. La mejor manera de preservar nuestra seguridad es calcular bien estas velocidades relativas y prever con tiempo cada maniobra.

ADELANTAMIENTOS

A medida que varían las condiciones del tráfico, en calles más anchas o vías de circunvalación de las grandes ciudades, o si nos desplazamos por carretera o autovías más rápidas, hemos de aplicar similar cálculo en las incorporaciones o a la hora de efectuar más rápidamente un adelantamiento. Es conocido que los adelantamientos son las maniobras más peligrosas cuando circulamos. Hemos de asegurarnos que disponemos de una anchura de por lo menos 1,5 metros entre nuestro vehículo y el que se rebasa, y espacio suficiente por delante de éste para reincorporarnos al carril con seguridad. Al mismo tiempo hemos de controlar además las posiciones de otros vehículos en la calzada.

FRENADAS

En la gestión de las distancias, el cálculo del espacio de frenada es un aprendizaje fundamental. Incide en él el peso desplazado, el espacio libre hasta el obstáculo, y las condiciones de adherencia del suelo y nuestros neumático. Si el esfuerzo de frenado es superior a la adherencia, es inevitable un patinazo. Hoy en día son obligatorios en vehículos de más de 125 cc, un sistema de asistencia a la frenada, siendo el más efectivo el sistema antibloqueo ABS. La gama de maxiscooters y megascooters SYM, como el SYM HD2 125 CBS, Joymax 125, Joymax 300, Maxsym 400i ABS y Maxsym 600i ABS, incorporan los últimos desarrollos de la alemana BOSCH, ofreciendo hoy por hoy la máxima calidad y fiabilidad en sistemas de seguridad pasiva.