¡NO TE HE VISTO!

En la ciudad, al la hora de circular, hemos de aceptar una “sana convivencia” entre diferentes tipos de transportes. En algunos casos las autoridades han previsto la necesidad de habilitar carriles exclusivos, como el carril bus o el carril bici. La visibilidad y la señalización es la manera de “comunicarnos” entre distintos vehículos, grandes y pequeños. La moto tiene la ventaja de ser más ágil que ninguno, pero también el más vulnerable. A veces este dinamismo sorprende a un conductor de coche, pensando que tendría tiempo de efectuar una maniobra antes de ser alcanzado por una moto. Otras veces la visibilidad en el interior de un coche es infinitamente más reducida que la de un vehículo “sin carrocería”. Por esta circunstancia, sepamos ser más previsores que los conductores de coche.

¡Hazte ver!

Hacernos lo más visibles posible es nuestro primer mandamiento. Una moto con colores vivos o pintura clara, por supuesto, actúa en nuestro favor. Igualmente, es obligatorio llevar siempre las luces de cruce encendidas, y no está de mas usar el mando de ráfagas o pulsar enérgicamente el mando del claxon

Es nuestra responsabilidad mantener el alumbrado en perfecto estado. Nuestro SYM dispone de faros con ópticas halógenas, y sus faros están diseñados con superficie interna multirreflectante. Los modelos de gama superior, como el Joymax 300, incorporan incluso doble faro suplementario “antiniebla”. Dentro de su amplio espacio bajo el asiento hemos de disponer de bombillas principales y auxiliares de recambio. Su sustitución es sencilla incluso sin herramientas.

Igualmente es conveniente vestir ropa dotada de elementos reflectantes. Hoy en día la industria del equipamiento para el motorista nos ofrece ropa que podemos combinar bien con nuestro estilo de vestir. Si hemos de vestir con ropa formal, una solución para asegurar nuestra visibilidad es usar un chaleco reflectante, que en cuanto aparcamos nuestro scooter podemos guardar en el hueco del casco. Como curiosidad, decirte que en Francia, el uso de chaleco reflectante por los motoristas será obligatorio a partir del 2016. En España es obligatorio utilizarlo en caso de permanecer fuera del coche, por ejemplo si nos ocurre una avería en carretera.