FRENADAS

Uno de los principales propósitos a perseguir a la hora de iniciarnos en la conducción de motocicletas es aprender a frenar. Dependiendo de la urgencia con que tengamos que detener el vehículo, junto con las circunstancias de la circulación y el buen o mal estado del piso. En aprender bien a frenar estriba que evitemos más de un susto, aunque en prácticamente en 100% de los casos, los actuales sistemas de frenada, de tipo hidráulico con frenos de disco, responderán sobradamente a la hora de tener que parar nuestra moto. Los maxiscooters SYM están dotados del mejor sistema ABS desarrollado por el fabricante BOSCH, el BOSCH 9M con un módulo electromecánico muy pequeño, especialmente diseñado para motocicletas.

En alguna ocasión, si un vehículo invade nuestra trazada o nos sorprende un peatón o una mascota que se cruza inesperadamente, hemos de saber cómo reaccionar en tan escaso tiempo de respuesta. Lo primero que hemos de considerar es que una moto sólo tiene dos puntos de contacto con el suelo, por lo que el mantenimiento de llantas, neumáticos y sistema de frenos es vital para circular con las máximas garantías. La frenada también varía por la climatología, que hace variar la humedad y temperatura del asfalto por el que circulamos.

 

ASFALTO EN MAL ESTADO
Como norma general, sobre asfalto en mal estado, el uso que debemos hacer con las manetas de freno ha de ser exquisito. a medida que vayamos acumulando experiencia veremos viendo cómo nos hacemos unos expertos valorando kilómetro a kilómetro la rugosidad o el desgaste al que se ve castigado el asfalto, además de su rotura, deformidad, suciedad por grasa, gravilla, arena, etc.

 

EL RODAJE DE DISCOS Y PASTILLAS
Un factor que no debemos olvidar, en el caso de rodar con un vehículo nuevo, es el del rodaje y acople de los juegos de pastillas al disco de freno. Hasta que la superficie del disco y de cada pastilla no alcanzan la mayor superficie de contacto físicamente posible, su capacidad de frenada no puede ser óptima. Se ha de practicar una conducción tranquila, insistiendo en hacer frenadas igualmente suaves, mientras comprobamos la capacidad de retención instantánea y la distancia en que logramos detener la moto. El rodaje de discos y pastillas puede estar finalizado entre 400 y 600 km.

 

FRENO MOTOR
Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de frenar, es la combinación de los sistemas de retención con el freno motor. Esto permitirá disminuir el esfuerzo sobre los frenos y reducir la velocidad de una manera gradual al acercarnos a un semáforo, intersección o antes de afrontar una curva en carretera.

 

DOS DEDOS SOBRE LAS MANETAS
Siempre hay que tener dos dedos de la mano sobre la maneta de freno y el pie sobre el pedal de freno trasero, listos para entrar en acción cuando se requiera. Ésto es muy importante dado que ganamos unas valiosas centésimas de segundos en realizar la frenada.

 

DOSIFICACIÓN DEL FRENO TRASERO Y DELANTERO
El freno principal en la moto es el delantero, que es el que realmente detiene la moto. El trasero lo usamos como complemento y como ayuda para estabilizar la moto. En todo caso cada uno de los frenos tiene una misión que cumplir. Lo ideal en toda situación es usar los dos al mismo tiempo. Si usamos solo el delantero corremos el riesgo de que la moto “pique” de adelante y en el peor de los casos salgamos despedidos de frente. Por el contrario, si usamos solo el trasero no estaremos aplicando el esfuerzo de frenada justo hacia donde se desplaza el peso, necesitaremos mucha más distancia para frenar, llegando incluso a provocar que la moto dé coletazos con el riesgo de que se desestabilice y nos provoque una caída. Lo más aconsejable es frenar levemente con el freno trasero instantes antes de accionar el freno delantero, haciendo que la moto se incline hacia atrás compensando el desplazamiento delantero, y logrando por tanto una frenada más equilibrada.