CONDUCCIÓN EN GRUPO

Aunque a simple vista la moto la asociamos a una conducción individual, no es menos cierto que a los motoristas nos gusta juntarnos en grupo y hacer salidas con un número más o menos numeroso de “moteros”. no solo nos gusta salir eventualmente acompañados de un pasajero para compartir las emociones de la conducción sobre dos ruedas, sino que también nos gusta quedar con otros amigos o compañeros para hacer excursiones en grupo.

Es perfectamente posible salir en grupo y pasarlo en grande, ya sea a ritmo tranquilo para admirar el paisaje con algún destino de interés gastronómico o turístico, o a ritmo más alegre para disfrutar en grupo de las sensaciones que nos ofrecen nuestras motos. ¿Cómo encuentras un buen grupo para salir confiado? Dependerá del ritmo de conducción, que viene determinado por las motos que reunamos. Por lo general las salidas en scooter discurren a ritmos muy tranquilos, sea semejan por ello a una salida con motos “turísticas”.

EN FILA INDIA

Cuando salgas en moto con más gente, la comunicación es igual de importante: interesa hablar antes y después para establecer ciertas pautas y normas o comentar la aventura de turno, e interesa ser capaces de comunicarse por gestos y señas de forma inequívoca. La tecnología ha puesto a nuestro alcance medios para mejorar esa comunicación pero no todos llevamos casco con bluetooth, manos libres e intercomunicadores, así que los gestos con las manos y las luces deberán establecerse antes para que todos sepan qué hacer en cada ocasión.

A la hora de rodar, lo más habitual es hacerlo en fila india, con bastante separación entre moto y moto, y para que el viaje en grupo sea placentero, es mejor que el piloto “líder” sepa mantener un ritmo de viaje adecuado para los que se sitúan tras él. En caso contrario, el grupo se podría romper, ocasionando paradas imprevistas de alguno de vosotros y descoordinación. También es importante para mantener la “cohesión” que los repostajes sean simultáneos, fastidia mucho tener que parar porque un compañero se queda “seco” haciendo parar al resto.