CONDUCCIÓN CON PASAJERO

En realidad, solamente hay dos maneras básicamente distintas de montar en moto. Sólo… y con pasajero. En este caso, tienes una enorme responsabilidad que obliga a ejercitarla: olvídate de “exhibiciones de pilotaje”. No juegues con tu seguridad y la de tu acompañante. Realiza una conducción más suave y piensa que te estás moviendo en compañía. Tu acompañante juega un papel fundamental, y si ya tiene cierta práctica en ocupar el asiento de atrás es un punto a tu favor. La compenetración entre piloto y pasajero es importante, si es su primera vez has de lograr que se relaje y siga contigo los movimientos e inclinaciones de la moto.

Podemos quizás pensar que quien va detrás es mal pasajero porque está continuamente dándonos “cascazos” o apoyándose en nuestra espalda, pero en realidad lo que ocurre es que quizás seamos buenos pilotos, pero malos “conductores a dúo”.
Recuerda también que cargado y a dúo debes utilizar más el freno trasero puesto que el tren trasero recibe más carga, y que debes trazar con mayor anticipación, porque la moto se habrá “abierto” de geometrías de dirección al agacharse de detrás por el peso y “entrará” peor en los virajes.

También es importante adecuar tu SYM para el incremento de peso. Dirígete a tu concesionario o proveedor de neumáticos para comprobar las presiones adecuadas a un viaje con carga, pero piensa que a nivel general sólo deberás aumentarlas ligeramente, un par de décimas, en caso de un largo recorrido en autopista a dúo y con carga. En estos casos, también es importante interesarte en aumentar la precarga de muelle en uno o dos puntos para evitar machacar los topes de las suspensiones.

Tu acompañante puede ser también buen copiloto, ayudándote a encontrar calles, avisándote de un imprevisto, pagando un peaje…. Asegúrate de que vista tan buen equipo de moto como tú, así tendrás buenas sugerencias de regalos si formáis pareja.