CONDUCCIÓN CON BAJA VISIBILIDAD

En invierno o con tiempo muy lluvioso, es innegable que la conducción en moto con baja visibilidad es un engorro. En condiciones adversas es como medimos bien nuestra capacidad de pilotaje, toda la concentración, atención en la vía, agudizar los cinco sentidos que habitualmente ponemos conduciendo de forma habitual, bajo la niebla o con calles o carreteras con escasísima iluminación, es imprescindible. Casi hemos de apelar a nuestro sexto sentido.

MÁXIMA ATENCIÓN

Como norma general hay que extremar la prudencia, practicar una conducción más tranquila. Con baja visibilidad el tiempo de reacción ante imprevistos ha de ser mayor. Con lluvia y el suelo escurridizo, las frenadas no pueden ser bruscas y por tanto la distancia para detener nuestro SYM aumentará. No sólo se reduce nuestra visibilidad sino la de otros conductores, en este terreno el perfecto funcionamiento de nuestros elementos de seguridad activa es fundamental.

LUCES

Ten en perfecto estado las luces e indicadores de tu moto o scooter. En condiciones normales de iluminación, podemos ser más o menos exigentes con la calidad del haz de luz de nuestra moto, pero en malas carreteras echaremos en falta más luz para poder ver mejor. Pocos scooters como el SYM Joymax 300 incorporan luces antiniebla o faros “cuneteros”, capaces de reforzar los bordes del haz de luz de su doble óptica halógena.

La norma cuando conducimos con baja visibilidad es “ver y ser visto”. Al mismo tiempo, incorpora elementos reflectantes en el casco e indumentaria, y comprueba que estos dispositivos obligatorio del vehículo están limpios y sin defectos.

CASCO

Otro consejo importante es que mantengas bien limpio el casco y la pantalla en buen estado. Con estas circunstancias es muy frecuente que el casco se empañe por la diferencia de temperatura dentro y fuera de éste. Cada marca te ofrece su fórmula anti vaho, siendo la más conocida el “Pin-Lock”, una segunda superficie colocada en el interior que facilita la ventilación entre ésta y la pantalla. Un invento genial.

PRUDENCIA

Por último, además del resto de la circulación y de reforzar nuestra visibilidad, piensa en lo que es imposible ver. A oscuras los baches, grietas del asfalto, un obstáculo imprevisto en mitad de la vía o peor aún, un peatón vestido impecablemente con un impermeable negro pueden darte el disgusto de tu vida. Como te aconsejamos, conducir despacio y con la máxima atención, es el mejor seguro de una conducción eficaz sin visibilidad.